La llamada guerra de la independencia se prolongo del 15 de Mayo al 6 de Enero de 1949, aunque los combates fueron interrumpidos por diversas treguas y ceses del fuego acordados por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Las bases del ejercito árabe que ese día invadió Israel estaban compuestas por: los propios palestinos, integrados en 2 organizaciones paramilitares, la Níyada y la Fútuwa, junto con las fuerzas guerrilleras del Mufti de Jerusalén; dentro de ellos se integraron fuerzas de otros países árabes, destacando la Legión Árabe de Transjordania, que por su posición geográfica, era el más cercano, pretendiendo anexionarse Jerusalén, y crear un reino jordano - palestino; Irak coopero con esta Legión Árabe; Siria también aporto un importante número de efectivos, al igual que Líbano. Los países árabes también crearon un Ejercito de Liberación Árabe. Todos estos efectivos sumaban unos 400.00 hombres.

En cuanto al ejercito israelí, su núcleo básico fue la Haganah, una organización de protección judía, que se sumo al ejercito británico durante la II Guerra Mundial. Esta organización, mediante la creación de estructuras militares regulares y la adquisición de armamento pesado, se transformo en autentico ejercito, que logro movilizar a unos 30.000 hombres.

Los aspectos más vulnerables de la posición judía era su escaso número, el gran número de frentes a combatir, y su equipamiento, ya que no contaba al comienzo de la guerra con armamento pesado ni aviación. Esta inferioridad se compenso con el mayor grado de cualificación de su personal, así como estar bajo un mando unificado, lejos de las disensiones internas que resquebrajaron el ejercito árabe.